El proyecto que suspende el cobro de servicios básicos durante la pandemia entró en etapa final y este miércoles podría ser despachado a ley por el Congreso Nacional.

La iniciativa fue ingresada por legisladores de todos los sectores hace cerca de dos meses, y luego de varios cambios podría esta semana ser aprobada y despachada a ley.

En concreto, la iniciativa prohíbe a las empresas proovedoras de luz, agua, gas, telefonía e internet, cobrar por su suministro.

No solo el 60% de la población más vulnerable según el registro social de hogares podrá acogerse a esta ley, sino que también quienes se hayan acogido a la ley de protección al empleo o los trabajadores independientes que -mediante una declaración jurada- acrediten la disminución considerable de sus ingresos.

La senadora DC Ximena Rincón, entregó detalles de la iniciativa, emplazando de todas formas al Gobierno, ya que a su juicio, aún falta por avanzar.

Respecto del internet, se aprobó una indicación que fue apoyada por el Gobierno para proporcionar internet al 60% de la comunidad escolar más vulnerable, según lo detalló el diputado RN Miguel Mellado.

Por otro lado, se determinó que el mecanismo para optar al beneficio será mediante una plataforma que tendrán que habilitar todas las empresas.

El diputado socialista Jaime Naranjo, criticó que el acceso no sea automático. A su juicio, se pone en riesgo a la ciudadanía que no podrá acceder a internet.

Respecto de las multas, se sancionará a quienes hagan mal uso del beneficio y a aquellas empresas que incumplan con la suspensión del pago.

En la tramitación, se determinó que respecto de ese punto, quedará en manos de las superintendencias de cada suministro.

Comenta con tu cuenta de Facebook
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *